Astenia Primaveral

Cristina Alarcón, Psicóloga de Terap, especialista en Psicología Positiva y Aplicación mental.

¿ Qué es la Astenia Primaveral ?

La palabra Astenia procede del  griego a- (carente) y sthénos ( fuerza, poder). 

La astenia primaveral  se define como un supuesto trastorno estacional, existe discusión sobre si debe ser tratada como un trastorno patológico. La mayoría de psicólogos y psiquiatras tienden a considerarlo un transtorno adaptativo, que sucede al inicio de la primavera y que la mitad de la población presenta en mayor o menor medida algún síntoma del siguiente cuadro:

  • Falta de energia
  • Cansancio
  • Somnolencia diurna
  • Apatia
  • Distimia o tristeza sin causa aparente
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de líbido o deseo sexual
  • Disminución de la concentración
  • Pérdida de memoria
  • Cambios del estado de ánimo
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  •  Hipotensión arterial
  • Cefaleas
  • Malestar corporal general

Causas de la astenia primaveral

Las causas de la astenia primaveral son producidas por factores externos debido al paso de la primavera como son :

  • Aumento de las horas con luz diurna
  • El cambio de horario (adelanto de una hora )
  • Subida de las temperaturas
  • Subida de la presión atmosférica
  • Cambio de las rutinas, menos horas de sueño, cambio del horario de las comidas…

Estas causas inducen al organismo a  acelerarse, se alteran los ritmos circadianos que regulan cambios físicos, mentales y conductuales que siguen el ciclo diario, y que responden principalmente a la luz y a la oscuridad. Estos relojes  biológicos segregan unas hormonas específicas; endorfinas, cortisol y  melatonina que interactúan en las células de todo el cuerpo. Estas alteraciones hormonales ocasionan los síntomas de la astenia primaveral, el cuerpo tiene que adaptarse a a las nuevas condiciones antes enumeradas, mas exigentes con el consumo de energía, es como si forzaramos nuestro cuerpo acostumbrado al invierno con bajas temperaturas, menos horas de luz, más horas de sueño y menos esfuerzo físico parecido a  salir de un letargo invernal.

Tratamiento

Al ser etiquetado como transtorno estacional,  con una duración de dos  a cuatro semanas, y no ser un transtorno patológico, las indicaciones son sencillas:

 

  • Dieta equilibrada, incluyendo frutas y verduras de temporada que aportan vitaminas y minerales, hidratos con cereales integrales, proteínas.
  • Dormir ocho horas diarias o las que nos requiera el cuerpo.
  • Estar hidratados, beber dos litros diarios de agua, infusiones o zumos.
  • Realizar ejercicio de manera progresiva.
  • No fumar, no alcohol
  • Regular un orden horario especialmente despues del cambio de hora.
  • Agregar a nuestra dieta un aporte extra de complejo vitamínico reconstituyente, tambien funcionan productos naturales como el Ginseng o la Jalea Real 

Desde Terap recomendamos si los síntomas duran más del tiempo descrito  ponerse en manos de un profesional, el psicólogo y el psiquiatra nos ayudaran a reestablecer nuestro equilibrio emocional.

5/5
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn