¿Cómo ser feliz con lo que tienes?

La felicidad es la meta más buscada en cualquier rincón del mundo. Mientras este sentimiento es anhelado por todos, poca gente sabe cómo alcanzarla.

Podemos descubrirnos a nosotros mismos teniendo un conato de celos y frustración viendo un anuncio de diamantes, viendo un coche espectacular o sintiendo que nuestro trabajo no ha alcanzado un máximo de nivel de éxito.

Aferrándonos a este sentimiento, pensamos que tal vez seríamos más felices si pudiéramos lograr todo lo que deseamos o ganar más dinero, esto es el resultado de mantener nuestras mentes fijas en los aspectos superficiales de la felicidad.

Preguntémonos qué tanto encontramos un sentido de paz y satisfacción en la etapa actual de nuestra vida.

A continuación en Terap, describiremos formas sencillas en las que podemos encontrar la felicidad, comenzaremos con pequeños pasos que podemos dar hoy.


Los consejos de TERAP para romper un mal hábito que harán que sea más fácil alcanzar la felicidad :

Aquí van los ingredientes de la receta

1- Poner fin a los hábitos poco saludables

Los malos hábitos interfieren con la felicidad. Si nuestra infelicidad se debe a la falta de energía, busquemos formas de combatir la fatiga, como eliminar los alimentos no saludables de nuestra dieta. Si nos encontramos frustrados por la falta de tiempo libre, hagamos un esfuerzo para reducir las demoras.

Los pasos a seguir son los siguientes:

1: Identificar los factores desencadenantes.

2: Desarrollarlos y sustituirlos en positivo.

3: Cambiar los patrones para instaurar un hábito, repetirlos durante 21 días que es el tiempo que cuesta interiorizarlo.

4: la recompensa, que hará que nos motivemos y cumplamos el objetivo.

2- Acabar con las comparaciones

Abrimos Instagram y vemos que nuestro compañero de trabajo acaba de comprar el modelo más nuevo de coche. Estuvimos bien con nuestro vehículo que ahora tiene tres años, hasta este momento.

Es fácil caer en la trampa de comparar nuestro valor con el de los demás. Cuando recibimos actualizaciones constantes en las redes sociales que muestran imágenes de nuestros amigos en sus vacaciones de escapada, es difícil no sentirse descontento con nuestra propia vida.

Si bien las comparaciones son naturales, es mejor alejarse de la idea de que la felicidad de los demás nos quita la nuestra. Recordemos que en las redes sociales solo vemos los aspectos positivos de la vida de nuestros amigos. Lo que no vemos es el aburrimiento, la lucha y las dificultades que experimentan.

Cada vez que escuchemos que un compañero de trabajo recientemente recibió un aumento de sueldo, o que uno de nuestros amigos acaba de tener un logro, felicítemoslo y recordemos estar enfocados en crear un mejor camino para nuestra vida.

La envidia solo crea frustración y parte de la falsa idea de que; quien logra algo nos lo quita a nosotros.

3- Rodearse de personas, no de cosas

La felicidad rara vez se encuentra en una casa llena de posesiones materiales. A pesar de que podemos sentirnos bien cuando compramos algo nuevo, es mucho más probable que mantengamos sentimientos de satisfacción por las interacciones sociales que por las compras.

La investigación científica demuestra que rodearnos de otros y participar en más interacciones sociales puede mejorar nuestro estado de ánimo.

Además, ¿cuáles son las probabilidades de que un objeto material pueda poner una sonrisa en tu cara o hacerte reír de la forma en que lo hacen tus seres queridos más cercanos? Hagamos un esfuerzo por desintoxicarnos del apego por las posesiones y participemos en interacciones sociales para experimentar más alegría en nuestra vida diaria.

4- Ser agradecido.

Tomémonos un tiempo para expresar gratitud de vez en cuando. Cuando nos levantamos con esta actitud , estamos en una mejor posición para apreciar nuestra vida.

Si estámos luchando para pensar en razones para estar agradecido, consideraremos hacer una lista, al escribirla, desarrollaremos una mejor sensación de control sobre nuestra vida.

Tener el foco en lo que nos va bien ayuda a desdibujar lo que nos falta.

La felicidad está dentro de nosotros, tomemos el control de nuestros pensamientos.

Al final, la felicidad no es una sensación rara que solo unos pocos pueden lograr. Podemos ser felices con lo que tenemos y con quién somos ahora. La salud mental es importante, por lo que es poderoso entrenar nuestro cerebro para darnos cuenta de que la felicidad debe ser una realidad actual, no una meta futura.

El bienestar emocional no tiene una línea de tiempo ni un límite, lo que significa que podemos encontrar una sensación de felicidad en nosotros mismos en todo momento, incluido este segundo.

! Seamos felices aquí y ahora!

! Gracias por leernos !