Hijos: ¿ felices o educados ?

Cristina Alarcón, psicóloga en Terap

Cristina Alarcón, psicóloga en Terap

En el transcurso de la historia la filosofía de educar a los hijos ha ido cambiado mucho. Se ha pasado de educar a la infancia para que mantenga un linaje, para asegurar buenos guerreros que defiendan territorios, hijos que aseguren una vejez a sus padres, hijos que sean buenos proveedores y responsables trabajadores o futuros padres de familia a …………..hijos felices!

En los tiempos modernos no necesitamos continuar un apellido, ni defender la tierra, ni ir a la guerra. Todos estas necesidades cubiertas han hecho que vivamos en una sociedad de bienestar con las necesidades básicas muy cubiertas, no necesitamos cinco hijos para rodear ningún mamut para clavarle varias lanzasen que nos mantengan.

El indice de natalidad en España es de 1.3 hijos por pareja, mientras que en Alemania es de 1.7. Según datos del INE, las estadísticas nos dicen que los padres son cada vez mas mayores y con menos hijos, y las encuestas que las mujeres sitúan el ideal de familia en dos hijos pero por problemas de precariedad y conciliación laboral en muchos hogares solo reina un hijo único.

 

Los niños actuales tienen padres más mayores, menos hermanos y pocas responsabilidades si sumamos padres trabajadores con poco tiempo libre, menos paciencia y enfocados en que la felicidad de su hijo es su principal motivación, hace que los niños actuales sean unos narcisistas.

Estas circunstancias hacen niños narcisistas.

En TERAP te damos las 5 reglas de oro básicas para una buena educación:

1- Establecer responsabilidades.

2- Desarrollar el espíritu de solidaridad y empatía.

3- Establecer límites.

4- Aplicar y cumplir con castigos y recompensas según infracciones y cumplimientos. Siempre con amor y con una firme y buena explicación. Obviamente los castigos a los niños jamás serán físicos y tienen que ser de acorde a su edad. Como por ejemplo , el rincón de pensar y no más de cinco minutos.

5- la mejor manera de educar es con el ejemplo, el ser humano adopta patrones observando, mas que escuchando, los padres somos sus modelos, no sirve de nada decir que no coman con el teléfono en la mesa si nos ven a nosotros mandando mensajes mientras comemos.

Los niños que tienen valores, son responsables, tienen empatía, conocen sus límites y respetan a los demás, son niños felices.

Los niños que han tenido todos sus caprichos cumplidos, no se les ha educado con valores y no se les ha puesto límites desarrollan una intolerancia a la frustración cuando son mayores, además de agresividad y depresión, son hedonistas y egoístas lo que les hará infelices.

bad bully child boy blond angry aggressive fights

¡¡ MANOS A LA OBRA PADRES, NO ES DIFICIL !!