La inteligencia emocional

Cristina Alarcón, psicóloga en Terap

Cristina Alarcón, psicóloga en Terap

Mucho se habla hoy en día sobre la inteligencia emocional, que parece la panacea a  la felicidad.

¿Qué es ? ¿qué es lo que distingue a este tipo de personas? ¿se tiene o se adquiere?

 la Inteligencia Emocional es un constructo que nos ayuda a entender de qué manera podemos influir de un modo adaptativo e inteligente tanto sobre nuestras emociones como en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás.

Este aspecto de la dimensión psicológica humana tiene un papel fundamental tanto en nuestra manera de socializar como en las estrategias de adaptación al medio que seguimos.

Inteligencia Emocional: ¿en qué consiste?

Siempre hemos oído decir que el Cociente intelectual (IQ) es un buen indicador para saber si una persona será exitosa en la vida. La puntuación del test de inteligencia, decían, podría establecer una relación fuerte con el desempeño académico y el éxito profesional. No obstante, los investigadores y las corporaciones empezaron a detectar hace unas décadas que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida eran otras, y éstas no eran evaluables mediante ningún test de inteligencia. Es necesario tener en cuenta una concepción más amplia de lo que son las habilidades cognitivas básicas, aquello que entendemos que es la inteligencia

Prueba de ello es que empezaron a ganar terreno algunas teorías de la inteligencia que intentaban comprenderla desde ópticas diferentes, como la  Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, la teoría de Raymond Cattell(y otros) que explicaba las diferencias entre Inteligencia fluida y cristalizada, o la Inteligencia Emocional que popularizó Daniel Goleman.

Los 7 hábitos para saber si eres una persona con alta inteligencia emocional o para aprender y seguir estas pautas.

1. SE CONCENTRAN EN LO POSITIVO.

Sin dejar de lado las malas noticias, las personas emocionalmente inteligentes han tomado una decisión consciente de no gastar demasiado tiempo y energía en conflictos. Buscan soluciones a un problema, se concentran en lo que son capaces de hacer y lo que está dentro de su control.

2. SE RODEAN DE GENTE POSITIVA.

Las personas con mucha inteligencia emocional no pasan tiempo escuchando a las personas tóxicas que viven en la queja, tienden a evitar a las personas negativas ya que son una pérdida de energía y no están dispuestos a dejar que otros agoten su vitalidad. 
Pasan tiempo con otras personas que son positivas y ven el lado brillante de la vida. Tienden a sonreír y reír. Su actitud hace que otros los vean más dignos de confianza.

3. SON CAPACES DE PONER LÍMITES Y SER FIRMES CUANDO ES NECESARIO.

Aunque su carácter amistoso puede hacer que parezcan presa fácil para algunos, son capaces de poner límites y hacerse valer a sí mismos cuando es necesario. Demuestran la cortesía y consideración, pero se mantienen firmes al mismo tiempo.
No hacen enemigos innecesarios. Piensan antes de hablar y se dan tiempo para calmarse si sus emociones parecen llegar a ser abrumadoras. Respetan sus tiempos y los compromisos y saben cuándo tienen que decir No.

4. ESTAN INSTALADOS EN EL PRESENTE, PIENSAN HACIA ADELANTE Y ESTÁN DISPUESTOS A DEJAR ATRÁS EL PASADO.

Aprenden de sus errores del pasado y lo aplican a sus acciones en el futuro. Nunca ven el fracaso como permanente. No se regodean en los errores ni se victimizan.

5. SON ESPECIALISTAS EN HACER LA VIDA MÁS INTERESANTE, DIVERTIDA Y FELIZ.

Ya sea en su lugar de trabajo, en casa, o con amigos; saben lo que los hace felices y buscan oportunidades para ampliar el disfrute. Sienten placer y satisfacción al ver a los demás felices y realizados, y hacen todo lo posible para alegrar el día de alguien más.

6. ELIGEN SABIAMENTE LA FORMA EN QUE GASTAN SU ENERGÍA.

Son capaces de sobrepasar los conflictos donde se involucran con los demás. No se aferran a la ira por lo que otros consideran de ellos, en lugar de eso, usan el incidente para crear conciencia sobre la forma de NO dejar que suceda de nuevo. “Si me engañas una vez, la culpa es tuya, si me engañas dos veces, la culpa es mía”, es su lema. Perdonan, no olvidan y es improbable que se aprovechen de ellos nuevamente en el mismo conjunto de circunstancias.

7. APRENDEN CONTINUAMENTE Y CRECEN HACIA SU INDEPENDENCIA.

Están en constante crecimiento, abiertos a nuevas ideas y siempre están dispuestos a aprender de los demás. Al ser pensadores analíticos, están dispuestos a cambiar de opinión si alguien presenta una idea mejor. Confían en sí mismos y su propio juicio para tomar la mejor decisión para ellos mismos.