Queremos ser felices

Ser felices es el anhelo más deseado y común de todos los humanos. Supuestamente debería ser fácil, pero se nos plantea como un gran reto. 

Ríos de tinta corren sobre este tema. La filosofía, la religión, la psicología, las corrientes de autoayuda, el coaching , los gurús de la felicidad, el mindfullness, hasta  el yoga. Hay una gran oferta que nos promete llegar al Nirvana.

¿Pero, qué nos pasa? ¿Si todos somos capaces de definir la felicidad, y sabemos que depende de nosotros mismos, por qué no la aplicamos?  El hecho de identificarla y desearla ya debería ser suficiente para poder instalarla en nuestra cotidianeidad. 

Nuestro primer error es  confundir felicidad con ausencia de problemas

– Debemos asumir que la vida nos plantea retos y problemáticas que tenemos que ir superando. La idealización de un nivel constante de felicidad es irreal, no podemos vivir en un nivel meditativo de conexión espiritual con el bien cósmico, porque nuestro día a día no nos lo permite, o quizás sí… pero tendríamos que retirarnos a una lamasería o un convento con todas las necesidades cubiertas. Por lo tanto, tenemos que partir de la base que la felicidad esta sobre valorizada. Los problemas son necesarios para nuestro crecimiento, y para que desarrollemos habilidades adaptativas. Si en esta parte nos encallamos, siempre podemos pedir ayuda a un profesional. La felicidad es nuestro bienestar emocional.

No hay que preocuparse, hay que ocuparse. Ante una problemática hay que emplear toda nuestra batería de posibles soluciones, si nos quedamos sin recursos podemos solicitar ayuda, y si el problema no tiene solución entonces por definición  deja de ser un problema, Esto nos obliga a dar un salto en el planteamiento y pensar en la aceptación, la superación y la adaptación.

-La felicidad es una decisión personal, es una actitud, se consigue implementando cambios en el pensamiento. 

NO SABÍA QUÉ PONERME Y ME PUSE FELIZ

En Terap te damos unas pautas básicas que ayudan al bienestar emocional. Acéptate, practica la gratitud con tu físico, aprendamos a vernos con cariño. Evitemos la crítica a nuestro cuerpo, demos más peso a lo que nos gusta, no podemos empezar el día enfocándonos en los supuestos defectos solo viéndonos al espejo. Practiquemos la auto adulación. Pongamos el foco en lo que nos gusta y lo amplificaremos.

  • Acéptate, practica la gratitud con tu físico, aprendamos a vernos con cariño. Evitemos la critica a nuestro cuerpo, demos más peso a lo que nos gusta, no podemos empezar el día enfocándonos en los supuestos defectos solo viéndonos al espejo. Practiquemos la auto adulación. Pongamos el foco en lo que nos gusta y lo amplificaremos.
  • Se amable contigo mismo, tenemos que ser nuestro mejor amigoy abandonar los pensamientos limitantes y miedos, tenemos que potenciar nuestras fortalezas. 
  • Aprende a escucharte y a alejar pensamientos tóxicos. Presta atención a tus discursos internos diarios y detecta cuando te estás saboteando. Identifica los pensamientos negativos y sustitúyelos por positivos; esta técnica de mindfullness funciona. Se amable contigo mismo, tenemos que ser nuestro mejor amigo y abandonar los pensamientos limitantes y miedos. Tenemos que potenciar nuestras fortalezas. 
TOMA CONSCIENCIA DE TUS PENSAMIENTOS AUTOLIMITANTES
  • Agradece las cosas fabulosas que tienes y no pierdas el tiempo en preocuparte por cosas que no puedas cambiar. No hay que gastarse y obsesionarse con pensamientos negativos y recurrentes, déjalos pasar.
  • Emprende acciones que te aporten bienestar. Dedícate a algo que realmente te guste, haz solo algo para ti.
SI TU ESTÁS BIEN, LO DEMÁS ESTARÁ BIEN

Ayuda a los demás de manera consciente, eso hará que aumente tu autoestima, no hay mayor placer que sentirse querido y valorado. Pero quiérete por ti mismo no en función de lo que haces, ni de los demás.

Recuerda sé feliz porque tú lo decides, porque tú te aceptas y te quieres

VALORA LO QUE TIENES. QUIÉRETE